La Ciudad de México: Un Paraíso para los Niños.

Autor:
César Lozano

Ciudad de México

Existen miles de cosas que uno puede hacer cuando se visita la Ciudad de México acompañado de los pequeños, o si se vive en ella, cuando se tiene la oportunidad de compartir momentos de convivencia con ellos.

niñosYa sabemos que les encantan los lugares amplios donde pueden entretenerse por horas, como el Parque México, a donde pueden llevar pelotas, patines y todo lo que ruede, o rentar una bicicleta y subir a los más chiquitos a  un encantador minibús. Lo mejor, es la gran cantidad de niños que se reúnen aquí. Si sus hijos son sociables, seguro acabarán haciendo algún amigo.

Ciudad de MéxicoSi lo que busca es entretener a sus niños al tiempo que usted lo hace, la colonia Del Valle tiene buenos restaurantes, parques y centros comerciales, en los que cada negocio sabe que acomodar y divertir a los niños, es su mejor apuesta. Para sacar la energía restante, que en los niños suele ser mucha, pasear por el Parque Hundido es todo un placer. Cuenta con área de juegos infantiles, mesas para jugar ajedrez bajo la sombra de un árbol y la cercanía de la heladería Chiandoni, visita que seguro agradecerán sus pequeñines.

niños¿Pero qué decir de Chapultepec? Visitar el Castillo y mostrarles la magia de la historia, sorprenderlos con la gran variedad de animales existentes en el zoológico, purificar sus pulmones en el bosque mientras alimentan a las ardillas, o pasear en lancha en el lago, donde podrán alimentar a los miles de enormes peces y tomarse fotos en familia, se convertirá en una experiencia que jamás olvidarán.

Ciudad de MéxicoEl Museo del Papalote y La Feria, también en Chapultepec, merecen mención aparte. En el primero podrán conocer y aprender jugando mientras interactúan en distintas actividades que los harán descubrir de una manera divertida las leyes de la física, química, biología, informática y muchas otras ramas del conocimiento. En La Feria podrán derrochar energía al máximo, aunque usted debe ir preparado y dispuesto a hacer muchas veces, largas colas para poder subir a los juegos. Si sus hijos son ya más grandes, la Montaña Rusa será una experiencia inolvidable. Nunca está de más llevar una pastilla contra el mareo... por si acaso.

niñosPero si de parques de diversiones se trata, Six Flags es un mundo aparte, lleno de estimulación y tentaciones, de colores y sabores. Hay que ir preparados para recibir descargas continuas de adrenalina. Hay una gran cantidad de restaurantes, incluso bastante saludables, aunque lo que realmente se antoja es la comida "chatarra", que por un día, no mata a nadie. Hay atracciones acuáticas con caídas de infarto en las que se suele salir empapado, por lo que llevar un cambio de ropa no es mala idea. No pueden perderse el espectáculo de delfines y leones marinos.

Ciudad de MéxicoYa que andamos por el sur, debemos mencionar la Pista de patinaje sobre hielo Gran Sur, con instalaciones de primer orden para practicar este veloz deporte. Niños desde los tres años pueden aprender a patinar, pues cuenta con excelentes instructores. Le aseguro que después de este día, dormirán como angelitos.

niñosHacia el Poniente de la ciudad se encuentra el Desierto de los Leones, el primer parque nacional de la república establecido en 1971 y que es todavía hoy, uno de los pulmones principales de la ciudad. Este alberga un convento carmelita del siglo XVII lleno de túneles subterráneos totalmente oscuros, pero emocionantes. Lleve a los niños a respirar el aire perfumado de los pinos y oyameles mientras montan a caballo o un pequeño pony. No dejen pasar la oportunidad de desayunar unas deliciosas quesadillas de flor de calabaza, queso o huitlacoche, hechas a mano con masa azul.

Ciudad de MéxicoAhora estamos cerca del rumbo de Santa Fe, en donde el centro comercial del mismo nombre ofrece a los niños un sueño infantil hecho realidad, La Ciudad de los Niños, que les brinda la oportunidad de realizar todo tipo de actividades de adultos, pues cuenta con pequeñas réplicas de casi todo: un avión, un supermercado, un taller mecánico, una clínica veterinaria, un salón de belleza, una tienda departamental, y por supuesto, un banco, pues en esta ciudad se maneja un "dinero especial" que conseguirán "trabajando" mientras usted se relaja en el salón "Sólo para Papás".

niñosNo podíamos dejar de mencionar nuestro fascinante Centro Histórico, un lugar cargado de cultura e historia al que siempre valdrá la pena llevar a los niños. La concentración de museos, conventos, parques y plazas es impresionante, así como la belleza de su arquitectura. Una vuelta por la Catedral y el Zócalo es obligada; de regreso, pasar por Bellas Artes y apreciar su majestuosidad será realmente impactante para ellos.

Después de esta muy pequeña muestra de opciones divertidas, ricas, culturales, emocionantes y demás... ¿A alguien le queda duda de si la Ciudad de México es un sueño para los pequeñines?

 
Escrito por César Lozano Díaz