La Selva Lacandona: Regalo Invaluable de la Naturaleza en México

Autor:
Rocío Rodríguez

La Selva Lacandona: Regalo Invaluable de la Naturaleza en México

México es considerado uno de los países más bellos del mundo, esto se debe en gran parte a su enorme biodiversidad. En este vasto y majestuoso territorio podemos encontrar casi todos los tipos de ecosistema existentes en el mundo, además de la calidez y hospitalidad características de sus habitantes.

La Selva Lacandona: Regalo Invaluable de la Naturaleza en MéxicoUna de las regiones más representativas de lo anterior es sin duda alguna la Selva Lacandona, que se localiza dentro del territorio del maravilloso estado de Chiapas y que se encuentra habitada por el pueblo Maya-Lacandón, de donde deriva su nombre. La flora y la fauna están constituidas por una gran variedad de especies que hacen única a la región; asimismo, en este hermoso lugar podemos apreciar un sinnúmero de lagos, lagunas y cascadas que nos brindan un escenario de impresionante belleza y donde se puede disfrutar de la paz que nos regala la madre naturaleza.

La Selva Lacandona: Regalo Invaluable de la Naturaleza en MéxicoLa puerta de entrada a este impresionante lugar se sitúa muy cerca de la Zona Arqueológica de Palenque, en las espectaculares ruinas de Yaxchilán y Bonampak, dignas representantes de la inigualable Cultura Maya. Esta área cuenta con maravillosos sitios turísticos como Las Nubes, Las Guacamayas y la Reserva de la Biósfera de los Montes Azules, entre muchos de los increíbles lugares que se encuentran esta vasta región, la cual puede ser considerada un regalo invaluable de la naturaleza para nuestro país.

La Selva Lacandona: Regalo Invaluable de la Naturaleza en MéxicoLa Zona Arqueológica de Yaxchilán es conocida por estar enclavada en medio de la exuberante vegetación que caracteriza a este lugar. Fue una ciudad muy importante durante el periodo clásico Maya, situada justo en las orillas del río Usumacinta, y se le reconoce por la gran variedad de esculturas de calidad que posee. La ciudad es muy grande, pero la vegetación sólo permite visitar algunos de los edificios que la conforman, que por cierto, están numerados. Entre los más importantes e impresionantes podemos citar La Gran Plaza, La Gran Acrópolis, que está presidida por el edificio 33; La Acrópolis Pequeña, El Laberinto, el 12 y el 22. En este sitio los viajeros podrán saciar su interés arqueológico, al mismo tiempo que practicar el ecoturismo o la fotografía.

La Selva Lacandona: Regalo Invaluable de la Naturaleza en MéxicoBonampak se localiza a 30 km de Yaxchilán, de la que en su momento fue dependiente. Este sitio está muy bien conservado y debe gran parte de su fama a los murales que fueron pintados por los Mayas en uno de sus edificios, el cual es conocido como El Templo de los Murales y que consta de 3 habitaciones. Estas pinturas pueden considerarse como las mejor conservadas de la cultura Maya, la mayoría fueron hechas en diciembre de 790 d.C., según las fechas de los jeroglíficos que han sido descifrados. Hasta este momento, la única parte de Bonampak abierta al público es la Plaza Principal. La ciudad estuvo perdida en la selva por siglos y fue descubierta por el fotógrafo Giles Healy en 1946, cuando fotografiaba a los indígenas del lugar. Actualmente sigue siendo excavada.

La Selva Lacandona: Regalo Invaluable de la Naturaleza en MéxicoLas Nubes se localiza a 130 km. de Comitán, Chiapas, y es un sitio ideal para practicar el ecoturismo. Se encuentra ubicado en los linderos de la Selva Lacandona, es un paradisíaco lugar donde sus habitantes han trabajado unidos por más de 5 años en procesos productivos enfocados a actividades ecoturísticas, basadas en principios de organización comunitaria, así como en la conservación de recursos naturales y culturales. El territorio que ocupa es el mismo que el del río Santo Domingo, que se distingue por sus aguas de color turquesa. A lo largo del curso de dicho río, se forman un sinnúmero de impresionantes cascadas de belleza incomparable. Es un lugar donde el río disminuye su anchura para dar paso a estas caídas de agua que dejarán maravillado a cualquier viajero.

La Selva Lacandona: Regalo Invaluable de la Naturaleza en MéxicoLas Guacamayas se ubica a 240 km. de Palenque, es un centro vacacional que comprende 1,200 hectáreas de la Selva Lacandona, situado en la ribera de río Lacan- Tun. Construido en completa armonía con el bellísimo entorno natural, toma su nombre del proyecto creado por la Cooperativa Ara Macao para ayudar a preservar la especie de la guacamaya roja, que desafortunadamente se encuentra en peligro de extinción.

La Selva Lacandona: Regalo Invaluable de la Naturaleza en MéxicoEste centro ecoturístico tiene posibilidades de hospedaje en acogedoras cabañas rústicas, además es posible observar especies como el mono saraguato, el tucán o el venado cola blanca en su hábitat natural. También se puede observar la unión de dos ríos cuyas corrientes no se mezclan, por lo que conservan su color original: uno azul intenso y otro verde esmeralda. Este lugar es ideal para los amantes de la naturaleza, ya que aquí es posible practicar la observación de aves en su estado silvestre, hacer senderismo por la selva, explorar una flora y fauna únicas, hacer paseos en lancha en los ríos Lacantún y Tzeldales, y disfrutar del camping.

La Selva Lacandona: Regalo Invaluable de la Naturaleza en MéxicoLa Reserva de la Biósfera de los Montes Azules es el área de selva siempre verde más grande en la República Mexicana, y presenta los más ricos paisajes en lo que se refiere a la biodiversidad de flora y fauna; además, forma parte de la región hidrológica denominada Grijalva - Usumacinta, que es la más extensa del país. Pertenece a la vertiente oriental de este sistema y se divide en cuatro cuencas: Usumacinta, Salinas, Chixoy y Lacantún. Este maravilloso lugar tiene una gran afluencia de turistas, ávidos por estar en contacto con la naturaleza y disfrutar unas vacaciones revitalizantes y sin precedentes.

En su próximo viaje al estado de Chiapas, no deje pasar la oportunidad de internarse en la magnífica Selva Lacandona, ya sea para la práctica del ecoturismo, disfrutar de la exuberante vegetación, observar especies animales en su hábitat, o simplemente para entrar en comunión total con la Madre Naturaleza y así vivir momentos únicos de paz y tranquilidad.