Día de Muertos, Una Tradición Orgullosamente Mexicana

Autor:
Rocío Rodríguez

Punta Mita y Bucerías

El día de muertos es una celebración mexicana de origen indígena en la que se honra a los difuntos. Esta original tradición se remonta a la época prehispánica, cuando se  creía que cuando alguien moría, se dirigía a distintos lugares de acuerdo con las circunstancias por las que hubiera perecido. Esta tradición está vinculada con el calendario agrícola prehispánico y se relacionaba con la recolección de la cosecha. En la actualidad se celebra el día 2 de noviembre conjuntamente con el día 1° en que se celebran todos los santos en el calendario católico.

Dia de MuertosEl culto a la muerte era uno de los elementos básicos del México prehispánico. Cuando alguien moría se organizaban fiestas, tal como en el antiguo Egipto, con el fin de guiarlo en su recorrido. Enterraban a sus muertos envueltos en un "petate" y les ponían la comida de su agrado por si llegaban a sentir hambre, así como algunos de sus objetos personales, ya que en su viaje encontrarían muchos lugares inhóspitos. Desde tiempos prehispánicos se coloca copal o incienso para aromatizar el lugar.

Día de MuertosLas fechas en honor de los muertos eran muy importantes por lo que les dedicaban dos meses, durante los cuales la gente colocaba estos altares con ofrendas para recordar a sus muertos, surgiendo de ahí la tradición actual. La decoración de los altares se hace con flores de cempasúchil. La ofrenda se coloca el 31 de octubre y nadie la puede tocar, ya que los invitados son  los difuntos y son ellos los que inician el convite; después, cuando regresan satisfechos al inframundo, es cuando los platillos pueden ser probados por los deudos.

Día de MuertosCuando los españoles llegaron a México en el siglo XVI, quedaron aterrados por las costumbres y tradiciones de los habitantes del lugar, por lo que en un intento por reformarlas, combinaron parte de sus creencias con las de los indígenas americanos y cambiaron las imágenes de sus deidades por fotografías de los santos católicos. De esta manera hemos continuado con esta única y antiquísima tradición, la cual, a pesar de ser la misma para toda la República cuenta con algunas variantes dependiendo del estado al que hagamos referencia.

Día de MuertosOaxaca es uno de los estados más ricos culturalmente hablando y su celebración de día de Muertos es una de las más importantes y significativas. En su ciudad capital se levanta un altar que es conformado por carrizos o cañas formando un arco que significa la dualidad entre el cielo y la tierra. La comida que se ofrenda son los platillos preferidos de los difuntos que en este caso pueden ser: mole negro de Oaxaca, tamales típicos de la región, chocolate, pan de yema, dulces típicos, tejocotes, calaveritas de azúcar, mezcal, cerveza, etc. El altar se adorna con un mantel blanco o papel picado y sus escalones tienen un significado especial: el primero representa a los adultos y abuelos, mientras el segundo es para todos los demás. Las velas marcan el camino que deben seguir los difuntos.

Día de MuertosLos cementerios son también un punto de reunión muy importante durante esta celebración. Los oaxaqueños decoran los sepulcros con flores, ahí también comen y charlan con los amigos.  El panteón general es adornado con más de 2,400 veladoras.

Por todo lo anterior, se puede decir que el Día de Muertos en Oaxaca representa una mezcla de tradición, fiesta, culto, magia e historia. Durante esta celebración puede asistirse a  un sinnúmero de representaciones y exhibiciones de tapetes, velas, criptas y altares, por citar algunas. En los mercados se pueden degustar deliciosos y tradicionales antojitos mexicanos propios de la temporada

Día de MuertosCambiando de región geográfica, podemos irnos a una pequeña localidad situada al sureste de la Ciudad de México, que antes de la llegada de los españoles funcionó como un importantísimo centro ceremonial: Mixquic, que significa "donde hay mezquite", y es uno de los lugares más visitados durante estos días, ya que su celebración se apega mucho a la antigua tradición y se lleva a cabo conjuntamente con la feria del pueblo.

Los preparativos para el día de muertos comienzan desde mediados de octubre en cada una de las casas donde ponen una estrella alumbrada para comenzar a guiar a los difuntos, se limpian escrupulosamente las casas y los sepulcros para que las ánimas encuentren todo limpio y puedan tener un buen reposo y tranquilidad durante su visita. Se colocan ofrendas, al igual que en Oaxaca y la mayor parte del país, pero aquí se elabora una cruz y cadenas de papel morado y amarillo que significa la unión entre la vida y la muerte.

Día de MuertosLa fiesta comienza el 30 de octubre a las 12 de la noche cuando comienzan a sonar 12 campanadas anunciando la llegada de las almas de los niños. A las 12 de la noche, pero del 1° de Noviembre, vuelven a sonar las campanas y se despide a los niños. Las flores blancas se cambian por las de cempasúchil, y a las 7 de la tarde se lleva a cabo una antigua tradición llamada "la hora del campanero", en la que los habitantes del poblado caminan tocando campanas para visitar las ofrendas en las casas de sus amigos y vecinos, mientras cantan recibiendo a cambio tamales o fruta.

Día de MuertosEl día 2 de noviembre se realiza la "Alumbrada" en el panteón. Ahí,  miles de velas iluminan los sepulcros decorados con flores y donde el humo del copal rodea los rostros de las personas que acuden a reunirse con sus difuntos. El amor y el respeto son los elementos principales de esta celebración, haciéndola única y extraordinaria.

Día de MuertosVisitar la iglesia de San Andrés en Mixquic es una aventura sin precedentes, ya que ahí se dan cita las dos culturas, pues se hace presente el tzompantli, que era una especie de advertencia para los enemigos en épocas prehispánicas y estaba formado por cráneos insertados en estacas. Este se coloca junto al atrio en esos días, dándole un matiz totalmente diferente en comparación con las demás iglesias católicas existentes. Es por todo lo anterior que Mixquic es un lugar donde reina la magia, la tradición y la cultura durante estas fechas.

Día de MuertosSon muchos los sitios que podríamos mencionar por su particular forma de celebrar a los muertos en estas fechas, Pátzcuaro y Janitzio en Michoacán, Tláhuac y Xochimilco en la Ciudad de México, o Cuetzalán en Puebla, por citar solo algunos. La fiesta en estos lugares conserva la esencia de la tradición a nivel nacional, pero cada sitio le da a su fiesta un toque especial que la convierte en única e inolvidable. Si se está de visita en alguno de estos lugares de México en los primeros días de noviembre, vale la pena ser partícipe de "El día de Muertos". Tenga por seguro que será una experiencia fantástica e inolvidable.